La policía prevé más de cien detenidos por fraude en los cursos...

La policía prevé más de cien detenidos por fraude en los cursos en Andalucía ‪#‎OperaciónEdu‬

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la policía (UDEF) ha arrancado este lunes la tercera fase de la #OperaciónEdu , la investigación contra el presunto fraude con las ayudas públicas de la Junta de Andalucía a los cursos de formación.

operacionedu2

En esta fase hay previstas un centenar de detenciones, entre ellos más de 30 exresponsables del Gobierno andaluz que concedieron las subvenciones, así como empresarios receptores en Almería, Granada, Córdoba, Jaén, Málaga y Cádiz. Los investigadores achacan a los detenidos delitos como estafa, fraude en las subvenciones y falsedad documental por las irregularidades en la concesión de ayudas. La policía prevé la detención de hasta 50 empresarios de la provincia de Sevilla en las próximas semanas.

La Operación Edu se inició hace justo un año poniendo el foco sobre los empresarios, y ahora en su tercera fase la policía ha detenido a los responsables de la Administración. Esto genera una gran controversia: la Guardia Civil detuvo a 16 ex altos cargos de la Junta a las órdenes de la juez Mercedes Alaya, entre ellos los exdelegados de Empleo en las ocho provincias, y ahora la policía ataca el mismo flanco. El conflicto de competencias entre ambos cuerpos policiales para acaparar el fraude de los cursos está sobre la mesa.

La policía responde a diversos jueces repartidos entre las ocho provincias andaluzas, mientras que la Guardia Civil trabaja para Alaya. Esta ha intentado acaparar todas las ayudas de la Junta y ha reclamado al resto de jueces que se inhiban, unas veces con éxito y otras sin él. De este modo, la colisión de investigaciones puede provocar que existan cargos imputados en diferentes procedimientos, algo que suscita dudas procesales.

La policía centra sus investigaciones en empresas y personal de la administración por ayudas concedidas sin que los beneficiarios de las subvenciones reunieran los requisitos para obtenerlas o por no llevar a cabo los cursos en los términos previstos.

La tercera fase continúa con una investigación sobre siete años durante los que la Junta de Andalucía destinó más de 3.000 millones de euros para los programas de formación. “Hay firmas que son auténticas tapaderas, creadas a propósito para defraudar”,  destacó un alto cargo policial sobre la investigación.

Una de las irregularidades descubiertas en la investigación se centra en cursos programados que ni siquiera llegaron a impartirse y que se habrían justificado rellenando listados con asistentes ficticios, aunque el nombre y apellidos de esos beneficiarios sí son reales.

Entre las anomalías detectadas está también el incumplimiento de algunas empresas adjudicatarias de su compromiso de contratar a un porcentaje determinado de los alumnos durante varios meses, un requisito que en teoría era imprescindible para obtener la ayuda.

Uno de los principales supuestos implicados señala en estos fraudes al exconsejero de la Junta Ángel Ojeda, implicado en la primera fase de esta operación, un sumario que pasó a investigar la Guardia Civil bajo las órdenes de Alaya. La policía cree que sus empresas llegaban a acuerdos con personas para contratarlas como profesores a cambio de que estos luego les devolviesen la mitad del sueldo acordado de forma directa o con la compra ficticia de servicios y materiales. En otras ocasiones los cursos ni siquiera se llegaban a celebrar.

El caso Edu saltó en abril de 2014 y su origen es una denuncia de la Seguridad Social. En el caso de Málaga, se investiga la convocatoria de cursos de Formación Profesional Ocupacional (FPO) del 15 de diciembre de 2010 y las supuestas anomalías se extienden a 17 empresas. Las declaraciones en el juzgado comenzaron el pasado 17 de abril y ya han comparecido como imputados alrededor de una veintena de responsables de seis empresas que impartieron los cursos. Aún no hay ningún cargo público o funcionario que haya comparecido.

No hay comentarios

Deja una respuesta