Este es el perfil psicológico de un maltratador de animales

Este es el perfil psicológico de un maltratador de animales

El problema casi siempre nace en los primeros años de vida, ya que el 30% de los actos de violencia contra los animales es realizado por menores

Ovidio ya nos advirtió hace dos mil años de que ”la crueldad hacia los animales enseña la crueldad hacia los humanos”, sin embargo, parece que el tiempo haya pasado en vano. Las noticias nos informan cada vez más de animales quemados, cegados, ahorcados, enterrados vivos, mutilados o incluso pintados por diversión o como reacción al aburrimiento. Estas torturas esconden algo más profundo: el deseo, a veces la necesidad, de sujetos psicológica y socialmente débiles de mostrarse grandes, fuertes y valientes.

Se trata a menudo de personas que comprenden sus límites sociales, intelectuales o culturales. En la persecución de la criatura más débil, sin embargo, por un momento se sienten más potentes, o mejor dicho, menos impotentes. Identificar a alguien más vulnerable y frágil es una manera fácil para no sentirse los últimos de la cadena.

El problema casi siempre nace en los primeros años de vida. Cerca del 30% de los actos de violencia contra los animales es realizado por menores, muchas veces en grupo. El 94% son hombres y el 4% menores de 12 años.

Los datos del maltrato animal
Sujetos con antecedentes de maltrato animal son cinco veces más propensos a cometer violencia intrafamiliar

La normalización del maltrato animal empieza en casa

Alrededor del 20% de los casos se lleva a cabo en un entorno familiar. La familia es el lugar principal donde el ser humano crece y aprende los comportamientos, las emociones, los sentimientos y los rasgos que caracterizarán su personalidad. Si dentro del hogar abusar de otros es visto como algo normal, con toda probabilidad esta actitud será emulada por el niño.

Como explica la psicóloga Mireia Leal Molina: “Las razones por las que un niño llega a maltratar a un animal pueden ser varias: la falta de empatía, por haber sido víctima de abusos, maltratos o abandono; la falta de una educación adecuada, dirigida a reconocer el animal como un ser vivo, aunque diferente; o, finalmente, la emulación de los gestos violentos cometidos por los padres hacia él o hacia el animal, incluso para punir el proprio niño”.

La relación con el diferente tiene un papel fundamental en el desarrollo psicológico humano y la educación al respeto de los animales es esencial para la formación de los conceptos de empatía, altruismo y aceptación.

De maltratar a animales a maltratar a personas

De maltratar a animales a maltratar a personas

Numerosos estudios han demostrado que las personas capaces de cometer actos de crueldad hacia los animales, son capaces también de dirigir la violencia contra los seres humanos, en particular hacia los más vulnerables, incapaces de defenderse y más sumisos.

Los científicos Gleyzer, Felthous y Holzer hallaron, en 2002 durante sus investigaciones, una relación entre el trastorno anti-social de la personalidad y el hecho de tener antecedentes de crueldad hacia los animales. Por ello recomendaron a los psicólogos clínicos la consideración del estudio de la frecuencia, motivaciones, tipos de animales maltratados y naturaleza del maltrato.

En una grupo formado por 96 adultos acusados de haber cometido delitos, resultó que la mitad había experimentado actos de grave violencia hacia animales. No en vano, el ex agente del FBI. Robert K. Ressler dijo que “los asesinos a menudo son niños que nunca aprendieron que está mal sacarle los ojos a un cachorro”.

Los asesinos, a menudo, han sido niños que nunca aprendieron que está mal sacarle los ojos a un cachorro”
ROBERT K. RESSLER

Ex agente del FBI

Fuente: La Vanguardia

No hay comentarios

Deja una respuesta