Cheddy García “La mamá del humor Dominicano”

Cheddy García “La mamá del humor Dominicano”

Cheddy García “La mamá del humor Dominicano”
Cheddy García es la mejor pagada del cine, al cobrar un millón por película, y ha invertido su dinero en bienes raíces

Ynmaculada Cruz Hierro
ynmaculada.cruz@listindiario.com
Santo Domingo

Mercedes José García, a quien la conocen  como Cheddy García, “La Mamá del Humor”, nunca planeó ser humorista ni imaginó vivir del arte. De niña fue una excelente estudiante y gracias a sus altas calificaciones logró ser becada en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), en donde inició la carrera de pedagogía.

Hoy confiesa que vive bien, con inversiones en bienes raíces (4 apartamentos y una casa) y una carrera prometedora en el cine dominicano, convirtiéndola en la actriz dominicana mejor pagada del séptimo arte y llegando a cobrar hasta un millón de pesos por película. Esa es una de las razones por la que ella dijo que nada ni nadie la saca del país.

SU PRIMERA PANTALLA
Tras generar buena impresión, sus compañeros la animaron para que fuera a un concurso de “talent show” que tenía Freddy Beras Goico en el programa “Punto Final”.

Su real oportunidad
Fue en el programa meridiano “Caribe Show” (canal 4),  a principios de la década del 90, cuando Raymond Pozo y Miguel Céspedes le dieron una oportunidad.

Familia y amores
Cheddy es madre de Chelsy, de 14 años, quien también es actriz, y de Ian, de 4 años. Actualmente tiene un novio con el que está comenzando una relación.

La humorista viene de una familia de muy escasos recursos. Nació y creció en La Puya de Arroyo Hondo, con su madre y dos hermanas del lado materno.

‘Sufrí rechazo’
En estos momentos la vida de Cheddy García parecería un cuento con un final feliz, pero la realidad que vivió desde niña solo la superan las personas con la determinación de vencer obstáculos pase lo que pase.

Y es que la humorista viene de una familia de escasos recursos. Nació y creció en La Puya de Arroyo Hondo, junto a su madre y dos hermanas, del lado materno. En la escuela siempre fue muy aplicada y estuvo al frente de las actividades artísticas escolares, pero esto no le mostraba todavía el camino por el que se convertiría en una de las mujeres más queridas y populares del ámbito artístico local.

A la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU) llegó a estudiar pedagogía, becada. Durante ese tiempo se enamoró y se divorció. Esto le afectó de tal manera que perdió la beca y fue a concluir la carrera a la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

En la institución estatal, entra al movimiento cultural de esa universidad y forma parte del elenco de teatro.

Sus personajes causaron tanta impresión que sus compañeros la animaron para que fuera al concurso el Talent Show que realizaba Freddy Beras Goico en el programa “Punto final” (Color Visión).

Allí ganó el primer lugar. Entonces es cuando se dio cuenta de que realmente tenía talento, porque logró impresionar a Beras Goico. “Imagínate eso fue un acontecimiento y una gran felicidad, saber que impresioné a Freddy, y eso fue lo que me convenció de que realmente tenía talento”, reveló en visita a LISTÍN DIARIO.

Cheddy esperó para entrar a algunos de los programas del afamado productor de televisión, pero eso nunca sucedió.

Recordó que en esos inicios visitó todos los canales UHF en busca de una oportunidad, pero fue en el programa meridiano “Caribe Show” (canal 4), a principios de la década del 90, que Raymond Pozo y Miguel Céspedes le dieron una oportunidad.

“Llegué a la televisión en la última etapa de este programa porque inmediatamente ellos (Raymond y Miguel) se fueron a trabajar por completo a Telemicro, porque ya hacían ‘Quédate ahí’, en la noche, pero Juan Ramón Gómez Díaz los llamó para ‘La opción de las 12’ y dejaron a ‘Caribe Show’ para irse al canal 5”, recordó.

A Cheddy no le quedó más remedio que irse a llorar a su casa, pero Miguel la animó para recomendarla a Gómez Díaz, quien de inmediato la aceptó para el espacio de humor de la noche.

He sido muy discriminada
Pero al llegar al canal 5 siente la primera discriminación por parte de sus compañeras. “Las mujeres que trabajaban en el programa comenzaron a decir que yo me veía muy fea y que no televisaba bien, y el dueño del canal me sacó del programa”.

No obstante, su amigo fiel, Miguel Céspedes, volvió a hablar con Gómez Díaz para que le diera otra oportunidad y este terminó aceptando. “Entonces fue cuando realmente me preparé y fui a romper y comencé con todos mis personajes. Al dueño del canal le gustó y luego me puso en ‘La opción de las 12”.

Cheddy se destacó allí con una gran cantidad de personajes muy populares que la convirtieron en una humorista de masa. Tanto así que llegó a llenar estadios en El Seibo y en Cotuí con su espectáculo. Crucita, La Desesperada del Amargue, Manolito, La Evangélica y Alondra eran personajes esperados.

Lo social
Sus orígenes no le permitían conquistar a un público que no terminaba de aceptarla. “En mis inicios tuve que luchar con muchas barreras y lidiar con muchas humillaciones. Sufrí la discriminación en carne viva, porque comencé haciendo un humor muy popular y la gente pensó que yo era solo eso. Yo no sabía lo que era una tela buena, no sabía lo que significaba vestir bien en esta sociedad. Recuerdo que en un Casandra un periódico publicó que si iba para la Duarte, porque me aparecí en la alfombra roja con una falda corta. Cuando inicié en Telemicro con esos personajes tan populares, lo hice consciente del público para el que estaba trabajando”, señaló.

Cheddy vivió en carne propia lo que fue el rechazo social por venir de un segmento en donde las oportunidades no existen. “Pero siempre me levanté, cada vez que me criticaban y vivía situaciones de esta naturaleza encontraba fuerzas en mi interior para levantarme y aceptarme tal cual era, porque yo no manejaba los códigos de vestimenta. Llegué al medio siendo una analfabeta en ese sentido. Yo fui aprendiendo a ‘fuetazos’, pero siempre ayudó mucho mi personalidad, porque me acepté tal y como soy, y aprendí a quererme”.

Luego agregó: “En algunos momentos me caía, pero yo era un gallito que me decía párate de ahí. Me impuse, y me terminaron aceptando tal y como soy. Me he cuidado de no perder mi esencia y seguir siendo la misma Cheddy para todo el mundo”.

La conquista
Varios son los momentos en que ha estado en el piso, sin trabajo y con muchas deudas. Es precisamente en una de esas situaciones que el cineasta Bladimir Abud la llamó para la película “La lucha de Ana” y su carrera da un giro de 180 grados.

Ella asegura que esta película divide su carrera en un antes y un después. “Sí, porque entonces la gente me tomó realmente en serio, porque tuve la oportunidad de demostrar que no solo era una comediante, que había trabajado en Telemicro, con Freddy o en ‘Perdone la hora’. Mi talento lo pude llevar a otro nivel de la actuación”.

Con esta cinta Cheddy visitó países en donde le ofrecen manejar su carrera como actriz de cine, pero, a la vez, su trabajo en el cine dominicano se coloca en uno de los puntos más altos, hasta que logra conectar con un público clase A al que no había podido llegar.

“Nunca fue mi objetivo llegar a un público más selecto. Yo soy una mujer de pueblo, y todos los que me siguen me quieren por lo que soy. No conquisté a mi público cambiando mi esencia, ni negando lo que soy. A la gente le encanta el personaje de La Mamá, que hago en ‘Más Roberto’ (canal 11) y ‘Bien de bien’ (canal 2) y creo que las redes sociales han sido vitales para esta pegada que tengo ahora”, afirmó.

Para ella no existe un público popular, selecto o clase A. “No puede existir diferencia entre ambos públicos. Yo hago lo mismo para todo el mundo y lo importante es que a todos les gusta. Soy una emisaria de la alegría en mi país”.

PREPARA SUS 25 AÑOS DE CARRERA ARTÍSTICA

Retos: Desea continuar conquistando al nuevo público para el que se prepara siempre, utilizando un nuevo lenguaje y estando a la vanguardia con todo lo que acontece.

Aniversario: Este 2015 celebra 25 años como humorista. Aunque no tiene nada planificado todavía, espera celebrarlo en grande.

Televisión internacional: Tras el éxito conquistado, Cheddy está segura de que no tiene nada que buscar en la televisión extranjera. “De la única manera que aceptaría una propuesta para hacer televisión internacional es que no tenga que dejar definitivamente mi país. Yo podría ir a cualquier país a grabar, pero tengo que regresar, porque yo estoy muy bien aquí. No creo que podría ir a comenzar de cero en otro país, cuando ya he conquistado tanto en mi país”, asegura.

Vulgaridad: A los humoristas del canal 5 se les calificaba de hacer un humor vulgar. A esto Cheddy responde: “Nosotros estábamos conscientes para el público que estábamos trabajando. Que cometimos errores, es cierto, pero lo fuimos corrigiendo y hoy el humor está en los hombros de ese grupo de muchachos, como Raymond, Miguel, Fausto Mata y yo. Cuando trabajé con Freddy, demostré con “La Negrita Caridad” que sí podía hacer otro tipo de humor. Hoy ya lo hemos trabajado en el cine haciendo drama”.

No hay comentarios

Deja una respuesta