Mario Casas y Berta Vázquez: la historia de amor más bonita del...

Mario Casas y Berta Vázquez: la historia de amor más bonita del año

Desde ya voy diciendo que para mí Berta Vázquez ha sido el descubrimiento del año. Yo no la he descubierto en el mismo sentido que Mario Casas (hasta 2015 me gustan los hombres) pero sí como actriz, una actriz buena y una mujer bellísima, libre de complejos, capaz de cantar a los cuatro vientos que está enamorada de Mario, cómo surgió todo, con total naturalidad, como si fueran las cosas como debieran ser, normales y corrientes…

Es normal y corriente que dos jóvenes que ruedan una película tan compleja y conescenarios en diversos países como Palmeras en la nieve se enamoren, pero no tanto, al menos en el panorama actual, que dos actores reconozcan su amor ante el público.

berta-vazquez Berta Vázquez, foto de Twitter

Por eso, además de por buena actriz, me gusta tanto Berta, porque no se esconde, porque no se lo tiene creído y porque es capaz de cantarle a su novio mirándole con sus ojos brillantes en un programa ante millones de espectadores.

Y porque es fresca, natural, espontánea, y divertida.

“¿Cómo es ella en el día a día?”, le preguntó Pablo Motos a Mario Casas en El Hormiguero.

“Difícil, difícil, porque soportar tanta belleza es complicado…”, dijo Mario, quedando como un caballero, del mismo modo que quedó como un caballero cuando dijo que ella era mejor actriz que él.

Pero, ¿de dónde salió esta chica revelación, que sorprendentemente no ha sido nominada como mejor actriz revelación del año? De un paseo con su perro. Como en los cuentos o en las películas de Hollywood.

Y es que ella era una de tantas artistas en paro que ganan dinero que pueden con trabajillos que les permiten sobrevivir. Hasta que se la cruzó por la calle Pilar Moya.

“Yo iba paseando a mi perrito en uno de los peores momentos míos aquí en Madrid, y me paró una mujer y me preguntó que si era actriz. Yo le dije que no, que bailaba y demás, y me dijo que si quería hacer un casting. Como soy así de atrevida pues hice el casting, lo pasé, al año me volvió a llamar, hice otro casting, lo pasé, y al tercer año me cogió para Palmeras”

Y así conoció, como si el destino se lo tuviera preparado, al actor en el que se había fijado dos años antes en el casting de otra película. Aquel día, en aquel casting lejano, Berta habló mucho a Mario, que no la conocía de nada y que se mostraba distante.

“La primera vez que le vi pensé que era un poco chulo”, dijo Berta, y añadió sonriendo con cara de pilla: “Va de chulo pero es muy tierno”

Total, que la película ha barrido ya todas las taquillas, es un supermegaéxito y encima nos ha traído la historia de amor (real) más bonita del año. Mario ha dicho hace poco en una entrevista que “el amor puede destrozarte o llevarte al cielo”. Ellos, de momento, están en el cielo.

Queridos lectores y lectoras: confiemos en que 2016 nos traiga a tod@s amores de esos que llevan al cielo, como el de Mario y Berta. Además de muchas cosas buenas y emocionantes, sorpresas, aventuras excitantes, diversiones. Feliz año nuevo.

 

Fuente: 20 Minutos

No hay comentarios

Deja una respuesta