Muere Jacobo Zabludovsky, maestro de contar historias

Muere Jacobo Zabludovsky, maestro de contar historias

G200111114.JPG MEXICO, D.F.- Distinción-Zabludovsky.- El periodista y colaborador de EL UNIVERSAL Jacobo Zabludovsky, recibió este jueves el premio a la Trayectoria Profesional, que cada año otorgan el Club Internacional de Prensa. RCC. Foto archivo Agencia EL UNIVERSAL

La noticia de la muerte de Jacobo Zabludovsky ha conmocionado a México, al que se le va uno de sus héroes, que el país necesita voces que recuerden, denuncien y ordenen. Ha muerto el gran cronista del México moderno.

El hombre que narró el 19 de septiembre de 1985 el terremoto en el que se deshacía una urbe inabarcable como la Ciudad de México con una parsimonia que parecía que iba a ser capaz de devolver el orden a todas las cosas. La recorrió con calma, con arrojo y puso algo de luz entre tanta sombra. Ha muerto Jacobo Zabludovsky a los 87 años de edad con la conciencia de saber que no se dejó nada en las manos y en la garganta.

Fue productor, director y conductor del primer telediario mexicano durante 27 años

Destacan sus entrevistas a Salvador Dalí, Che Guevara y Fidel Castro

El periodista era hijo de dos inmigrantes polacos y nació el 24 de mayo de 1928 en la capital del país. Se crio en el barrio de la Merced, se licenció en Derecho, se casó y tuvo tres hijos.

Su carrera fue un cúmulo de inventos porque el reporterismo en televisión se improvisaba e intuía y él parece que lo hizo y lo enseñó mejor que nadie. Comenzó en 1946 en Radio Continental y en 1950, con el inicio de la televisión en México, realizó el primer telediario profesional del país, algo que no dejó de hacer hasta el 30 de marzo del 2000. Desde entonces, cuando le jubilaron para la “caja tonta”, se hizo cargo de dos programas de radio en el que seguir haciendo lo que mejor sabía, narrar.

En todo caso, su currículo, catedrático en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de México, es tan amplio y profundo como seis décadas de historia del país.

El periódico Milenio destaca una frase del conductor, Joaquín López-Dóriga, que señala que “Zabludovsky llevó el periodismo a la televisión”, para luego concluir recordando los tiempos en los que el “polaco” era su maestro: “En noviembre de 1978 comencé a trabajar con él. En ese entonces no había reporteros en la televisión, los únicos que lo hacían era el canal 2 con Excelsior y el 4 con Novedades. Muere una era o varias eras. Era un maestro”.

Todos los medios de comunicación mexicanos recogen la marcha de Zabludovsky con un profundo respeto y le reconocen ese papel de maestro en el oficio de contar historias. El Universal, de donde era columnista, hace una semblanza biográfica y un recorrido por sus grandes momentos. Todos, absolutamente todos, recuerdan su crónica mencionada en el primer párrafo del terrible terremoto del 85.

En Excélsior destacan las mejores y memorables frases de este maestro de periodistas que desprendía tanta normalidad. Sobre el seísmo recuerda su “estoy llegando a mi casa de trabajo, donde he pasado más tiempo que en mi propia casa, y está totalmente destruida. Sólo espero que mis compañeros, mis hermanos de labor, estén todos bien.” Sobre esta profesión de la que todos le señalan como profesor deja dos sentencias simples: “Llevar una carrera pulcra consiste en levantarse temprano todos los días, disciplina y tener a alguien que me apoye y me ayude, como Sarita, mi esposa” y a los jóvenes les recordaba que “no dejen la profesión, es la mejor del mundo, y prepárense porque, cada vez, se tiene más acceso a la fuente de la cultura y necesitamos estar a la altura de nuestro público”.

Publicó diversos libros entre los que se encuentran La libertad y la responsabilidad en la radio y la televisión mexicanas (1967) y Los grandes del siglo XX (1998).

Recibió dos grados de doctor honoris causa, por la Universidad De Bar Illan, en Israel y la Universidad Hebrea de Jerusalén, así como diversos galardones a nivel internacional entre los que destacan dos premios Ondas y un premio Ondas de Oro, de Radio Barcelona; Comendador de la Orden de las Artes y las Letras por la República Francesa entre muchas distinciones en Estados Unidos, España y América Latina.

Sobre su retirada, esa que nunca se produjo hasta que le venció la muerte, Zabludovsky dijo “Sancho, no te preocupes, aún hay sol en las bardas”, citando un fragmento de El Quijote de la Mancha para asegurar que aún le quedaba tiempo y mucho por hacer en esta carrera.

El “cielo” ha ganado un cronista.

G200111114.JPG MEXICO, D.F.- Distinción-Zabludovsky.- El periodista y colaborador de EL UNIVERSAL Jacobo Zabludovsky, recibió este jueves el premio a la Trayectoria Profesional, que cada año otorgan el Club Internacional de Prensa. RCC. Foto archivo Agencia EL UNIVERSAL
G200111114.JPG
MEXICO, D.F.- Distinción-Zabludovsky.- El periodista y colaborador de EL UNIVERSAL Jacobo Zabludovsky, recibió este jueves el premio a la Trayectoria Profesional, que cada año otorgan el Club Internacional de Prensa. RCC. Foto archivo Agencia EL UNIVERSAL
Fuente: El Mundo

No hay comentarios

Deja una respuesta