Paula Vázquez: “Sé que jamás volveré a trabajar en televisión en España”

Paula Vázquez: “Sé que jamás volveré a trabajar en televisión en España”

Paula Vázquez (El Ferrol, 1974) ha sufrido, aunque ya lo tiene superado. Está convencida de que una mano negra truncó su carrera en televisión y, cuando ha podido regresar, no acaba de encontrarse cómoda. La televisión ha cambiado; no es la que ella conoció y prefiere observar desde la media distancia.

Paula habla desde la serenidad que da el tiempo transcurrido y la sensatez que la ha caracterizado siempre. Una madurez que ha extendido la posibilidad de ser madre. “Ahora no es el momento pero, ¿estaré preparada físicamente si llega?” La presentadora responde a las preguntas de La Vanguardia.com en el marco de un acto de las Clínicas de Fertilidad Eva y señala que la respuesta es la vitrificación de óvulos, técnica a la que ya se ha sometido en este centro.

Hablamos con esta gallega criada en Barcelona de ser madre, de cuándo fue más feliz, de cómo está la televisión y de por qué no está Paula en ella.

¿Por qué te decidiste por esta técnica de fertilidad?

A los 38 me decidí a dar el paso, tengo ahora 41. Por entonces mi fertilidad aún era de cierta calidad y me pareció una buena manera de prevenir. Cuando algunas mujeres se plantean ser madres sucede que es demasiado tarde. Mediante esta técnica te garantizan un bebé sano y en el caso de chicas más jóvenes pueden disfrutar de su carrera, su vida, viajar o lo que deseen antes de dar este paso. Mientras más mujeres conozcan esta información, mejor.

Te pongo el ejemplo de Maribel Verdú, que está harta de contestar por qué ha decidido no ser madre. No sé si a ti te pasa lo mismo pero es una pregunta que no se le hace a los hombres.

Afortunadamente no me he visto obligada a contestar sobre mi vida privada, salvo en un caso como hoy, que hablo precisamente de fertilidad. Pero sí que es verdad que es una pregunta muy común. Hay que dejar de estigmatizar a la mujer. Lo bueno de vitrificar óvulos es que me he podido quitar de encima el peso del ahora o nunca.

Entonces permite que te la haga hoy: ¿te planteas la maternidad en el futuro, si no con pareja, sí con un donante?

Ahora mismo no tengo esa necesidad vital de ser madre, de serlo en este instante, pero es una responsabilidad que me gustaría compartir, más que hacerlo a solas. Hay un modelo nuevo de familia, el de dos amigos que se respetan, se aprecian y quieren ser padres. Se llama coparentalidad y me parece muy interesante.

Hace una semana fue el Día de la Mujer Trabajadora. ¿Os pasa a las presentadoras como a las actrices? Que llegada cierta edad, salvo casos muy contados, se os aparta a un lado y quedáis como segundonas.

Es una pena pero así es. Conozco compañeras que llevan muchos años como colaboradoras, con un talento inmenso y no terminan de darles el espaldarazo para tener su propio programa. Hay cadenas donde han desaparecido las mujeres del prime time y late night. Volvemos al patriarcado, se ha acabado la crisis y hay trabajo para ellos y para nosotras no o bien lo hay pero de mala calidad o mal remunerado. Yo prefiero quedarme en casa.

Las mujeres han desaparecido del prime time en televisión. Volvemos al patriarcado”

PAULA VÁZQUEZ

Presentadora de TV

¿Tanto has ahorrado?

Tras 22 años trabajando en la tele, si no he ahorrado es para matarme. Puedo decir que he trabajado mucho, me ha ido muy bien y en la vida hay que hacer las cosas con cabeza. Eso me ha permitido poder renunciar a trabajos que me parecía que no podía defender si quería ser fiel a mi forma de pensar.

He leído que existe una mano negra que impide que te salgan proyectos acordes a tu estilo. ¿Algún día le pondrás nombre?

Mmm… No, no. Estoy harta de que todo el mundo sepa lo que pasa y que al final seamos algunas personas quienes demos la cara abanderando historias para que luego nos den la espalda. No vuelvo a abanderar nada más que lo que me incumba.

También has dicho que aquella foto tuya que publicó una revista y en la que se te veía francamente desmejorada, delgada en extremo, fue una campaña contra ti. ¿No crees que habrá quien te llame conspiranoica?

Cuando llevas 20 años en esto y tienes una buena relación con la prensa, no has vendido nunca un novio en photocall, ni comerciado con tu intimidad, ni vendido exclusivas, me da la seguridad de que es muy raro que nadie vaya a inventarse algo. Si el material gráfico hubiese sido real, qué le voy a hacer. Pero coincidió perfectamente que en esas fechas yo salía de un sitio por voluntad propia, y eso es una manera de que no te fichen en otro sitio: dando la imagen de que estás muy enferma, que es lo que pretendían. El mismo día que salieron esas fotos me hice otras, también en bikini y sosteniendo un periódico del día para demostrar que estaban manipuladísimas. Aun hoy, cuatro años después, me preguntan que dónde me he quitado las costillas flotantes. Y sé que fue un encargo porque de mi vida no pueden sacar ningún trapo sucio: ni exmarido, ni hijos, ni nada. Solo pueden atacar con lo que yo negocio, que es mi imagen. Y tuvo unas consecuencias tremendas, como campañas que se cayeron. En fin, pero está superado.

#felizLunes

Una foto publicada por Paula Vázquez. Perfil Oficial (@paulavazqueztv) el

¿Entonces llevas tantos meses fuera de la pantalla debido a aquello?

También ha influido que durante este último año quien se ha desvinculado he sido yo. Me han llamado para algunas cosas que me han interesado y no han salido adelante y para otras que prefiero ver desde casa.

O sea que sigues en el mercado pero con criterio.

Siempre he procurado tenerlo pero los tiempos han cambiado. Me dedico a la televisión antes de que nacieran las privadas, he visto evolucionar la tele y, por desgracia ahora, involucionar, que es relegar a mujeres con talento al papel de tía buena. Yo sé que estos días, con lo que estoy diciendo, seguro que jamás volveré a trabajar en la tele de este país; no se dicen estas cosas y se aceptan trabajos porque no se tiene otro remedio. Pero yo no lo hago.

¿Te atreverías con un debate o un show político, género muy en boga últimamente?

No, no. En la línea que yo quiero seguir de comunicadora no entra y quiero llegar a todos los públicos; mi papel en la tele es entretener. La política la comento en casa con los ‘cuñaos’.

Contra mí no tenían ningún trapo sucio, así que fueron a por mi imagen”
PAULA VÁZQUEZ

Presentadora de TV

He leído que tus últimos novios han sido un francés y antes un alemán. ¿Ser famosa en España resta puntos o que temes que un ex aparezca en ‘Sálvame Deluxe’ contando lo incontable?

Piensa qué suerte he tenido que llevo 20 años viviendo en Madrid, donde está toda la prensa, y nunca me ha fallado un novio. Creo que he tenido buen ojo. Nunca han contado nada ni me han vendido. Elijo personas con sentido común. Y en España ocurre que salgo menos porque con dos copitas hay quien se pone muy gracioso y si eres alguien conocido, te conviertes en el centro de atención y ya con 40 años no me apetece.

¿Te molesta que te pidan fotos?

No, no, al contrario. Pero que me las pidan. Que no las roben mientras estoy haciendo algo personal, quizá estoy en un mal momento… Hoy en día cualquiera te dispara con un móvil. No quiero sentirme perseguida porque eso intimida mucho.

¿Qué has hecho, pues, durante estos dos o tres años apartada de la tele?

Algo muy interesante que he hecho es aprender idiomas, cursos de escritura y hasta de meditación. Y otra cosa muy saludable es empezar a hacer terapias. Lo recomiendo. Creo que está mal entendido, como que te tiene que ocurrir algo para acudir a un psicólogo y en realidad es un lugar en el que ser uno mismo, entenderte y conocerte.

¿Cuándo has sido más feliz?

Tengo una imagen muy clara. Tenía veintipico y presentaba el ‘Euromillón’. Entonces me conocía todo el mundo en la calle. Durante esos tres años, en vacaciones me iba a Los Ángeles, para estudiar y cambiar de aires. Allí pasé de la presión de no poder sentirme normal en la calle a comprarme una bicicleta y e irme con los cascos a clases de inglés escuchando Color esperanza. Me sentía tan libre… Vivía en West Hollywood e iba a clases en Rodeo Drive, así que me atravesaba todo Beverly Hills cantando y en bici. Como cuando hice el Camino de Santiago con amigas, también en bicicleta. Los momentos más felices de mi vida han sido en bicicleta, cantando como una loca.

 

Fuente: La Vanguardia

No hay comentarios

Deja una respuesta