El incendio del cementerio de neumáticos de Seseña obliga a evacuar la...

El incendio del cementerio de neumáticos de Seseña obliga a evacuar la urbanización de ‘El Pocero’

Un incendio desatado esta madrugada en el cementerio de neumáticos de Seseña, el más grande de Europa, ha consumido ya más de un 80% de las 11,4 hectáreas que ocupa el vertedero. El retén de emergencias que está trabajando en la zona ha conseguido establecer un cortafuegos que salvará de las llamas aproximadamente tres hectáreas del terreno. El 70% de las instalaciones se encuentran en Seseña (Toledo) y el 30% restante en Valdemoro (Madrid).

El fuego, que afecta a 15.000 de las 80.000 toneladas de neumáticos, ha comenzado en torno a las 2.00 horas de este viernes en la zona del vertedero situada en Valdemoro (Madrid) y ha generado llamas de hasta 20 metros de altura y una nube tóxica que se ha propagado rápidamente por el viento.

“Un polvorín que podía estallar en cualquier momento”
El humo puede generar crisis de asma y neumonías
ÁLBUM: El incendio, en imágenes
Ultimátum al cementerio de neumáticos de Seseña

14631557376450

El incendio está controlado y perimetrado, sin embargo, las autoridades han elevado la alerta al nivel 2 dentro del Plan Territorial de Emergencia de Castilla-La Mancha (PLATECAM) en la provincia de Toledo para solicitar la incorporación de dos hidroaviones a las tareas de extinción, que podrían alargarse durante varios días por las características de los neumáticos. El trabajo central se debe acometer por tierra, por lo que hay en la zona ocho dotaciones terrestres de Bomberos de Castilla-La Mancha y otras ocho de la Comunidad de Madrid.

Este mediodía se ha tomado la decisión de cortar la R-4 a su paso por Seseña en ambos sentidos, debido a los trabajos de reparación de tendidos eléctricos.

Desalojo de El Quiñón

La mayor preocupación se centra en el humo y en el riesgo de intoxicación de los vecinos que viven en zonas cercanas, principalmente en El Quiñón, la popular urbanización que levantó ‘el Pocero’. De hecho, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha decidido evacuar a los vecinos para evitar cualquier tipo de riesgo. Hasta el momento no se han registrado avisos de ciudadanos afectados, si bien los servicios de emergencia han desplazado a la zona dos UVI móviles, dos soportes vitales básicos y varias ambulancias con carácter preventivo.

El Gobierno ha tomado la decisión tras conocer que las condiciones meteorológicas favorecerán la concentración de elementos tóxicos a favor del viento, lo que eleva el riesgo existente de que llegue a la población. El 80% de los vecinos, viven unas 9.000 personas en la megaurbanización, ha abandonado el lugar por sus propios medios.

Para evacuar al resto de habitantes se va a disponer de un total de ocho autobuses. Se han habilitado 600 plazas de alojamiento repartidas en un pabellón deportivo de Seseña y dos pabellones de colegios de la localidad de Esquivias.

14631304836169

Posiblemente intencionado

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, ha explicado a EL MUNDO que la Guardia Civil, en una primera aproximación de las pesquisas, cree que el origen pudo ser “intencionado” porque la lluvia y las condiciones meteorológicas de los últimos días hacen muy complicado que el fuego prenda de la manera en que lo ha hecho.

En este sentido se ha pronunciado también el alcalde de Seseña, Carlos Velázquez, quien ha señalado además que, del mismo modo que cuesta mucho sofocar un incendio de neumáticos, también cuesta mucho trabajo que prendan fuego, de ahí que apoye la hipótesis de que las llamas han sido provocadas: “Se veía venir”, ha afirmado.

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas del Gobierno de Castilla-La Mancha, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha reiterado esta idea y ha añadido que tanto la Comunidad de Madrid como el Gobierno de Castilla-La Mancha están poniendo “todos los medios necesarios” para acabar con el fuego y se está trabajando “con bastantes dificultades”.

El Gobierno manchego ha habilitado una línea de teléfono gratuita (900 122 112) para informar sobre el suceso. Su presidente, el socialista Emiliano García-Page, ha suspendido su agenda de actos prevista para este viernes y se desplazó a primera hora hasta Seseña, donde sigue la evolución de la situación desde el Centro de Coordinación Operativa (CECOP) de la Dirección General de Protección Ciudadana.

También la Comunidad de Madrid ha activado el nivel 1 de alerta del Plan de Protección Civil (PLATERCAM) y la presidenta, Cristina Cifuentes, se ha colocado al frente del gabinete de crisis. La Comunidad analizará la calidad del aire cada media hora para garantizar la seguridad de la población. Además, avisará si cambia la dirección del viento y se desplaza la columna de humo.

Por su parte, el Ayuntamiento de Seseña ha decretado el cierre de tres colegios de la zona y la Policía Local ha lanzado una recomendación en la que pide a los ciudadanos, especialmente a aquéllos que padezcan problemas respiratorios, que no salgan de sus domicilios. La recomendación es aún más específica para los habitantes de El Quiñón, a quienes la Policía municipal ha rogado “que se confinen en sus casas con ventanas y persianas cerradas, y aire acondicionado off“.

Además, los responsables del 112 en la Comunidad de Madrid han advertido a través de Twitter a los conductores que circulen por la A-4 o la R-4 que “cierren las ventanillas” y sigan “las indicaciones de los vehículos de emergencia”. El responsable de Agricultura, Martínez Arroyo, ha alertado desde el lugar de los hechos de que el fuego podría prolongarse durante varios días e incluso más de una semana, debido a las dificultades de afrontar las llamas. Martínez Arroyo ha añadido que están pendientes ante la previsión de lluvia para esta tarde, ya que podría acarrear “algún riesgo de contaminación” por la caída de partículas del humo. UltimátumLa magnitud del fuego y de la columna de humo ha llamado la atención de los ciudadanos que desde primera hora de la mañana circulaban cerca del lugar. Muchos de ellos se han servido de las redes sociales para expresar su asombro por el suceso.

También muchos usuarios se han quejado del estado en que se encontraban las instalaciones, que durante años y años han estado recibiendo residuos neumáticos. De hecho, este problema data de finales de los años noventa. Fue en esas fechas cuando comenzaron a formarse las montañas de neumáticos, pero la empresa que los depositaba esperó hasta 2013 para solicitar la licencia para su triturado y reciclaje. El cementerio de neumáticos de Seseña llevaba tiempo en el punto de mira de autoridades y ciudadanos por la acumulación de miles de toneladas de residuos y neumáticos en los 114.000 metros cuadrados de la parcela afectada ahora por las llamas. Se trata del cementerio de neumáticos más grande de Europa, uno de los aproximadamente quince depósitos “históricos” de ruedas fuera de uso que existen en España, una situación “muy residual” con la que se acabó a partir de la aprobación de un real decreto del año 2005 sobre la gestión de este tipo de material.Según un portavoz del Sistema de Gestión de Neumáticos Usados (SIGNUS), las comunidades autónomas están teniendo en cuenta estos almacenamientos para su gestión, pero en el caso del de Seseña es más complejo por concurrir dos CCAA (Madrid y Castilla-La Mancha).Los neumáticos comenzaron a acumularse en la localidad toledana a finales de los 90, pero la montaña creció tanto que empezó a ocupar también terrenos del municipio madrileño de Valdemoro.Ante esta situación, hace aproximadamente ocho meses el Gobierno regional de Madrid, el de Castilla-La Mancha y el Consistorio de Seseña decidieron afrontar la situación y establecieron una especie de ultimátum para limpiar el área y triturar gran parte de las ruedas al entender que existía un riesgo real para la ciudadanía y los servicios.

14631221942904

Tal y como explicó en este artículoJaime G. Treceño, el origen esta situación se sitúa en la empresa Disfilt SA dedicada a la fabricación de neumáticos y cámaras de caucho, así como a la reconstrucción y recauchutado de neumáticos. Disfilt comenzó a depositar las ruedas sin contar con licencia ninguna y continuó haciéndolo hasta 2009, cuando un juez declaró la actividad como ilegal y precintó el cementerio. En el año 2011, el Ayuntamiento de Seseña consiguió que un juez decretase la parcela, actualmente propiedad de dos empresas inmobiliarias, como “bien abandonado”, de modo que el Consistorio podía hacerse cargo del triturado y de la retirada de neumáticos.Para esta actividad, en un principio, el Consistorio contrató a una empresa senegalesa, pero luego rescindió el contrato, y se lo encargó a Gestión de Deshechos y Ruedas Iberia, que tampoco pudo hacerse cargo de la retirada de ruedas por su gran número y por la complejidad de la tarea.El pasado mes de febrero, el Ayuntamiento de Seseña informó de que había resuelto “de común acuerdo” el convenio de colaboración con esta y explicó que, tras este acuerdo, se daba vía libre al Ministerio de Medio Ambiente y a las consejerías de Medio Ambiente de Madrid y de Castilla-La Mancha para que “actuando de acuerdo a sus competencias”, adoptasen la solución “más efectiva para finalizar la eliminación del depósito de neumáticos fuera de uso”. El presidente de Castilla-La Mancha ha lamentado que el fuego se haya desatado cuando la solución conjunta “ya estaba en marcha” y ha querido evitar la polémica sobre las posibles responsabilidades. “Yo no voy a incurrir en lo fácil que sería para mí echarle la culpa de lo que ha pasado en los últimos años a todas las administraciones, no voy a entrar a hablar de herencia de unos y otros”, porque lo importante ahora es solucionar la situación actual”, ha añadido. El consejero de Medio Ambiente, Francisco Martínez Arroyo, ha admitido que el incendio “trastoca los planes de recuperación y reciclado de los neumáticos” que estaban en práctica y que el planteamiento “evidentemente cambia ahora y tendremos que evaluar la situación en la que queda la parcela una vez extinguido completamente” el fuego.

Fuente: El Mundo

No hay comentarios

Deja una respuesta