Domingo, noviembre 12, 2017
Como Alimentarse

Hemos diseñado este licuado en función de optimizar tus ganancias en el trabajo de masa muscular, especialmente en la etapa de volumen.

Matt antes y después de su estricto pero efectivo programa. (Embody Fitness)

Lo que adelgazamos vuelve a nuestra cintura al poco tiempo, no acabamos de dar con los alimentos que mejor nos ayudan a quemar grasas o abortamos el plan ‘ir al gimnasio’ al poco de apuntarnos porque no sabemos de dónde sacar el tiempo. Si te sientes identificado con alguna de estas terribles afirmaciones, no estás solo. Ejemplo de ello es la historia de Matt Hoather, de 25 años, quien, cansado de seguir interminables dietas y consumido por los horarios de su trabajo, no era capaz de frenar la subida constante de peso ni de eliminar la grasa que se acumulaba en su viente.

La dejadez en su alimentación, en la que cada vez estaban más presentes los alimentos procesados por culpa de sus largas jornadas laborales, y, tal y como explica él mismo a ‘The Daily Mail’, la influencia de los excesos navideños, empezaron a hacer mella en su físico y cada vez estaba más gordo.

No era la primera vez que Matt pretendía bajar de peso. Anteriormente había seguido a rajatabla programas de adelgazamiento basados en la ingesta de frutas y verduras pero nunca le habían funcionado. Algo fallaba. Fue entonces cuando Matt decidió revisar su dieta y empezar un entrenamiento que le cambiaría el físico por completo.

otros-como-el-siguieron-el-plan-de-12-semanas-consiguiendo-impresionantes-resultados-embody-fitness
Otros como él siguieron el plan de 12 semanas consiguiendo impresionantes resultados. (Embody Fitness)

Un estilo de vida ‘unfitness’

“Hace tres años que me mudé a Londres y ha sido un ‘shock’ enorme para mi metabolismo”, asegura. Su estilo de vida se transformó y en poco tiempo comenzó a engordar. Las jornadas interminables que apenas le dejaban tiempo para cocinar o hacer la compra ni mucho menos ir al gimnasio fueron sus peores enemigos.

Los bocadillos y sándwiches comprados en la tienda de abajo de la oficina, las bolsas de patatas fritas y las comidas rápidas basadas en pollo empanado hicieron que su grasa corporal ascendiese un 22%. “Cerca de mi nuevo puesto no había ningún gimnasio y estaba trabajando muchas más horas que antes, así que no tenía ni el tiempo ni la motivación para siquiera hacer ejercicio en casa”, relata.

Durante el tiempo que duró el programa, la atención de mi entrenador Dave era tan buena que fue motivación suficiente para seguir adelante

Cada vez más kilos y más flacidez le hicieron buscar una solución cuanto antes. Matt se unió Embody Fitness, donde expertos entrenadores personales diseñaron una tabla de ejercicios y una dieta a su medida tras realizarle un examen físico e informase detalladamente del estilo de vida que llevaba. “Aunque ya había seguido antes dietas para perder de peso, nunca en mi vida había conseguido tener unos abdominales marcados y realmente quería ver si podía lograrlo antes de que llegase el verano, pero todo parecía demasiado bueno para ser verdad”.

En apenas 12 semanas redujo su grasa corporal del 22% al 5,3% y consiguió una estilizada y fortalecida tableta de abdominales.

Un intenso pero efectivo programa

Se acabaron los bocadillos y los aperitivos grasos y altos en carbohidratos. Los expertos en nutrición y entrenamiento físico sustituyeron las comidas que Matt solía tomar a diario por platos llenos de proteínas saludables como la pechuga de pollo, el brócoli, el salmón o las espinacas. Además, se le prohibió el chocolate –aperitivo que fue sustituido por nueces– y modificaron su desayuno habitual de cereales por uno quizás poco apetitoso a primera hora pero, desde luego y a la vista de los resultados, de lo más eficaz: carne.

Nunca en mi vida había conseguido tener unos abdominales marcados y realmente quería ver si podía lograrlo antes de que llegase el verano

Pero, ¿basta con adelgazar para lucir abdominales? Esta claro que no. Matt también tuvo que seguir un entrenamiento especializado al que acudía tres veces por semana. Este incluía los siguientes ejercicios que debía repetir en cuatro series con dos minutos de descanso entre una y otra:

  • 8 levantamientos de pesas tumbado sobre un banco.
  • 8 levantamientos de pesas inclinado o sentado.
  • 16 levantamientos de pesas desde atrás hacia delante y arriba estirando con los brazos de una cuerda.
  • 8 levantamientos de pesas desde delante hacia atrás estirando con los brazos de una cuerda.
  • 8 dominadas.
  • 16 levantamientos de pesas laterales.

En apenas tres meses, Matt pasó de pesar 72 a 65 kilos, lo que supone una pérdida de siete kilos, y perdió cerca del 75% de su grasa corporal.

Además de visitar a menudo el gimnasio, Matt ahora también es bailarín. (Facebook)
Además de visitar a menudo el gimnasio, Matt ahora también es bailarín. (Facebook)

Un nuevo y fortalecido estilo de vida

Tan impresionado quedó con la eficacia de los resultados, que Matt se esforzó en cambiar de puesto de trabajo para evitar volver a caer en los hábitos de vida que habían convertido su vientre, ahora marcado y en forma, en una masa flácida y fofa. No sólo eso, además de su tabla de ejercicios, ahora es también bailarín.

Se ha asegurado de que su nuevo puesto está lo suficientemente cerca de las instalaciones de fitness a las que continúa acudiendo día sí, día no, para continuar siguiendo las instrucciones de su “fantástico” entrenador personal, Dave, a quien alaba asegurando que “durante el tiempo que duró el programa, su atención era tan buena que fue motivación suficiente para seguir adelante”.

Los suplementos proteínicos fueron en algún momento de uso exclusivo de los fisioculturistas, pero hoy en día se dirigen a todo el mundo. Supuestamente, nos ayudan a ganar músculo y a evitar que lo perdamos a medida que nos hacemos mayores.

Hemos notado que actualmente ha surgido una gran concientización por parte de las personas en cuanto a tener un cuerpo saludable y estético se refiere.

Una de las primeras cosas que solemos hacer cuando empezamos una dieta es contar las calorías de cada alimento.

Hoy en día, debido al sedentarismo y a la mala alimentación, muchas personas sufren de obesidad y de sobrepeso. Esto hace que se produzcan otros trastornos de salud como colesterol elevado, problemas en las articulaciones y presión elevada. 

Son bien conocidas las propiedades de las frutas por los muchos beneficios que tienen para nuestra salud, sobre todo en cuanto a su aporte de vitaminas y minerales. Sin embargo, al ser alimentos frescos siempre se recomienda consumirlas en el momento. ¿Ocurre lo mismo con las frutas orgánicas?

(CNN)– Todos hemos escuchado el viejo consejo de que para perder peso debemos comer menos y ejercitarnos más. Pero un número de estudios recientes sugieren que la clave para una dieta exitosa no solamente es cuántas calorías comes o no, sino cuándo las digieres.

Los granos enteros suelen trabajar de forma coordinada para crear una poderosa sinergia nutricional entre sus diferentes componentes.

Comer tres veces al día nos está matando, antiguamente comíamos 1 o 2 veces la semana… teníamos dos o tres días de ayuno y liberábamos toxinas… es clave que tengamos un ayuno de 16 horas para detoxificar el cerebro.