Ningún doctor creía lo que la madre contaba sobre su hijo de...

Ningún doctor creía lo que la madre contaba sobre su hijo de 6 años. Pero entonces lo graba y les abre los ojos

Tyler Saunders es un niño de 6 años de Old Bar, Australia. Todas las noches Tyler tiene problemas para dormir, no para de dar vueltas en la cama, mientras grita de dolor. Desde que nació, el cuerpo de Tyler siempre ha estado cubierto de eccemas inflamados. El acuciante dolor y constante picor apenas dejaban un momento de tranquilidad a sus padres. Su madre Debbie estaba desesperada: llevaba años cuidando de su hijo y no podía creer que siempre fuera a peor. Nunca hubiera imaginado que duraría tanto tiempo.

Los médicos le diagnosticaron una “dermatitis atópica”, que es una enfermedad bastante habitual. Pero los médicos no parecían creer a Debbie cuando les hablaba de la intensidad de la enfermedad de su hijo. Incluso lo grabó para mostrarles la gravedad de la situación; tenía que hacer algo porque la enfermedad afectaba en gran medida la vida de Tyler. Su hijo no podía dormir debido al dolor y picores, faltaba a clase de forma habitual y los otros niños se burlaban de él cuando iba. Su madre lo había intentado todo: ponerle calcetines en las manos, todo tipo de cremas o envolverlo en vendas húmedas para aliviarle el malestar. Cuando estaba a punto de rendirse, se topó con la información que un médico había publicado en Internet.

74293579a9608751da40eabb53634b85

Facebook/Dr Aron Eczema Treatment Information Page

Facebook/Debbie Maddalena-Saunders
Facebook/Debbie Maddalena-Saunders

Tras solo 2 meses, el eccema de Tyler había desaparecido por completo y había sido sustituido por nueva y suave piel. Era como si la vida le ofreciera a Tyler otra oportunidad. Por fin podía disfrutar de la vida sin dolor y picor, y realizar sus actividades favoritas, sobre todo bailar.

93793e5622cea7fe25cb916e0cb44813

Una vez que consiga el permiso correspondiente, Tyler podrá bailar en la calle. Tyler quiere donar parte de sus ganancias a una fundación para la dermatitis, y así poder ayudar a otros niños. Sus padres están felices y agradecidos al Dr. Aron por cambiarle la vida a su hijo.

Aquí puedes ver un vídeo del drástico cambio de Tyler (en inglés):

Esta sonrisa es la prueba de que nunca hemos de darnos por vencido, sobre todo si tenemos una enfermedad crónica. ¡Qué cambio tan asombroso! ¡Gracias, doctor!

No hay comentarios

Deja una respuesta