Porsche Boxster Spyder

Porsche Boxster Spyder

Porche ha cogido un Boxster GTS, le ha montado el motor del 911 Carrera S, ha aligerado la carrocería, ha adaptado el chasis para conseguir una mayor dinámica de conducción, y como guinda, le ha dado la estética “Spyder”, que rememora el mítico 718 R60 Spyder ganador de la Targa Florio en 1960. El resultado es el nuevo Porsche Boxster Spyder, una versión un tanto especial que desde ahora pasa a ocupar el peldaño más alto de la familia Boxster, por prestaciones y por precio.

Es algo parecido a lo que Porsche ha hecho este año en el Cayman GT4, que incorpora el mismo motor del Carrera S y un chasis y carrocería adaptados. El lanzamiento del Boxster Spyder también coincide en el tiempo con el del Porsche 911 GT3 RS. 2015 es un año de buena actividad en Porsche, está claro.

Porsche Boxster Spyder

Esta versión especial del Boxster homenajea al Porsche 718 RS 60 Spyder de los años 60, un auténtico bólido de carreras que ganó la Targa Florio.No es la primera vez que Porsche lanza una versión “Spyder” de su moderno  biplaza roadster. Ya lo hizo en 2007 con el Boxster RS60 Spyder, que se fabricó en serie limitada, y en 2010 lanzó una versión similar a la que ahora presenta, con la misma filosofía pero con diferentes características estéticas y mecánicas.

Cinco años después, el nuevo Porsche Boxster Spyder mejora muchos aspectos del modelo anterior. Monta un motor de mayor potencia, un chasis todavía más optimizado para ofrecer las mejores prestaciones y la mejor eficacia en conducción deportiva y por supuesto,  una clásica capota de lona, característica de este tipo de roadster con cierto aire nostálgico, y que ahora es más aprovechable.

Porsche Boxster Spyder

El Porsche Boxster Spyder monta una clásica capota de lona, muy ligera y de accionamiento manual. Eliminar peso ha sido una premisa en el desarrollo de esta versión más deportiva.Menos mecanismos, menos peso
Precisamente lo primero que hicieron los responsables de Porsche en la presentación internacional organizada en Florencia (Italia) fue explicarnos el funcionamiento de esta nueva capota de lona. Se maneja de forma manual, como en el anterior Spyder. Sólo hay un mecanismo eléctrico para bloquearla y desbloquearla en el marco del parabrisas, y otro para abrir el maletero, donde queda recogida. El resto de operaciones forman parte de un ritual que, si bien no es nada complicado, requiere una mínima práctica para hacerlo con rapidez. Yo personalmente tardé poco más de un minuto en realizar todos los pasos y colocarla correctamente. Nada que ver con el tiempo que deben emplear los afortunados propietarios de la anterior versión del Boxster Spyder, que se va a los tres minutos, al necesitar el doble de pasos para efectuar la misma operación.

La capota de lona del anterior Spyder se planteó sólo como una solución de emergencia frente a las inclemencias del tiempo. En el nuevo Spyder este elemento adquiere mayor protagonismo. Ahora ofrece más aislamiento y permite meter el coche en el túnel de lavado sin problemas. También puede usarse sin límite de velocidad, algo que con la anterior capota no era posible.

Porsche Boxster Spyder

El chasis del Porsche Boxster Spyder ha sido modificado para ofrecer sensaciones de conducción muy puras. El coche afronta los virajes con sorprendente agilidad y rapidez.Porsche ha optado de nuevo por una capota de lona ultraligera, de concepción sencilla,
básicamente por una cuestión de peso. Menos mecanismos y menos material de aislamiento acústico se traduce en una mayor ligereza. Concretamente, pesa 11 kilos menos que la capota automática típica del Boxster. La búsqueda del menor peso ha sido una premisa en el desarrollo del nuevo Boxster Spyder, como veréis en muchos otros detalles.

No obstante, el Boxster siempre ha sido un coche para conducir descapotado. A cielo abierto esmás bello, desde mi punto de vista, especialmente en esta versión Spyder. Y es que con la capota replegada en el maletero, el coche exhibe con mayor contundencia los streamliners, esos dos clásicos salientes que se extienden desde los cabezales hasta el maletero, al puro estilo del 718 Spyder de los años 60. Detrás de estos streamliners se sitúa el alerón, que se activa a partir de 120 km/h para aumentar la estabilidad.

La zaga de este Boxster deriva en parte de la del Porsche Cayman GT4. De  la misma forma, el frontal también tiene muchos puntos en común con el cupé deportivo de la firma alemana.  Destacan, por ejemplo, las grandes tomas de aire, una de ellas justo debajo de la tapa del maletero, que sirven para refrigerar los tres intercambiadores de calor que tiene el coche.
Porsche Boxster Spyder

En el frontal se encuentra esta entrada de aire, justo por debajo de la tapa del maletero.Motor del 911 Carrera S
El motor del Boxster Spyder es el seis cilindros bóxer 3.8 del 911 Carrera S, que ofrece 375 CV. Se une de forma exclusiva a un cambio manual de seis velocidades. No hay posibilidad de instalar el excelente PDK de Porsche de 7 velocidades ni como opción. Según Porsche, esto es así porque consideran que este roadster debe conducirse de la forma más clásica, recibiendo las sensaciones de conducción más puras.

Con este propulsor, el Boxster Spyder,hace el 0 a 100 km/h en 4,5 segundos. Es medio segundo más rápido que un Boxster GTS con el mismo cambio manual. Y la velocidad máxima llega a los 290 Km/h.

Tal y como nos comentó Joachim Meyer, responsable del desarrollo del chasis del Boxster Spyder, escoger el motor de 3,8 litros del 911 fue la primera decisión que se tomó a la hora de crear esta versión Spyder del Boxster. Hubo que adaptar el bloque de seis cilindros bóxer al vano central del Boxster básicamente modificando elementos de la admisión y el escape. Y a partir de ahí, se acondicionaron el resto de elementos de la cadena cinemática para que estuvieran acordes con la potencia del coche.

Porsche Boxster Spyder

Los streamliners se extienden desde los cabezales hasta el maletero, y le dan un aspecto muy rácing y clásico a la carrocería.Así, se decidió tomar como base el chasis del Boxster GTS, y lograr una mayor distancia entre ejes mediante el uso de llantas de 20 pulgadas de mayor anchura. Por otro lado, se modificó el tarado de las suspensiones, que tienen en su posición estándar un tacto más rígido que en el GTS. Si activamos cualquiera de los dos programas de conducción disponibles: Sport o Sport +, se tornan todavía más duras.

El Boxster Spyder también viene de serie con el sistema Porsche Torque Vectoring, que cuenta con un diferencial trasero bloqueable y que además interviene de forma selectiva en el freno de la rueda del lado interior de la curva para mejorar la entrada en la misma.La dirección procede de la que se monta en el 911 Turbo, y es un 20% más directa que la de cualquier otra versión del Boxster,  mientras que el equipo de frenos deriva del que equipa 911 Carrera S. La carrocería también se ha rebajado 2 centímetros en altura.

Con todo ello, el rendimiento de este roadster está por encima de cualquier otra versión del Boxster y a la altura del de un Cayman GT4. Con un Boxster Spyder, Porsche logró hacer una vuelta en Nürburgring en 7:47, frente a los 7:40 que registró el Cayman GT4.

Porsche Boxster Spyder

El alerón se desplega a partir de 120 km/h para aumentar la estabilidad a alta velocidad.Ambiente rácing
Porsche ha creado un Boxster muy radical, dirigido a clientes que buscan precisamente las sensaciones más extremas al volante, conscientes de que lo hacen a bordo de un Porsche bastante especial y exclusivo. También lo es su precio: 92.442 €, prácticamente lo que vale un Porsche 911 Carrera. Sólo si lo conduces puedes llegar a entender y justificar esta tarifa.

La característica postura de conducción deportiva del Boxster se percibe en esta versión Spyder un poco más rácing, gracias a detalles como los asientos deportivos Bucket, el volante de tres radios forrado en Alcántara heredado del Cayman GT4 o la palanca de cambios más corta. No hay regulación de altura de asiento (de nuevo la búsqueda del menor peso), por lo que los conductores de baja estatura encontrarán que la visibilidad frontal es algo limitada. Y como ya es conocido en el modelo, tampoco hay apenas huecos donde depositar objetos, y los existentes son pequeños.

Porsche Boxster Spyder

En el interior abundan los tapicados en Alcántara. La piel también recubre el volante deportivo, que es el mismo que se monta en el Porsche Cayman GT4.Este Boxster Spyder tiene detalles como los tiradores de las puertas de tipo correa, más ligeros, o el emblema Spyder grabado en los cabezales de los asientos. La unidad que pude probar en Italia venía equipada, además, con el paquete “Spyder Classic”, que incluye la parte superior del tablero de instrumentos, los asientos y los laterales de la consola central revestidos en cuero de color rojo granate. La combinación es muy acertada, y crea un ambiente muy deportivo a este interior.

No se incluye de serie ni el climatizador ni la radio, de nuevo por un tema de peso. Si se desean, deben pedirse como opción. No incluir estos elementos me parece una idea un tanto exagerada, aunque entiendo que lo que se busca es remarcar el carácter un tanto especial de esta versión “Spyder”, como Porsche ha hecho en otras ocasiones con algunos de sus modelos más emblemáticos.

Porsche Boxster Spyder

Los asientos Bucket de Porsche visten a esta versión más deportiva. Son ultraligeros, y sus cabezales llevan grabado la insignia Spyder.Estoy seguro que la mayoría de clientes optarán por instalar la radio y el climatizador, especialmente este último.  De la radio puedes prescindir, y fácilmente entenderás porqué. Del climatizador no tanto. Como pude comprobar, es especialmente útil cuando se circula con el techo cerrado en verano, ya que la capota no consigue aislar del todo del calor del sol.

Chasis sin compromisos
El Porsche Boxster Spyder es un deportivo bastante extremo. No ha sido diseñado para realizar largos desplazamientos y en su desarrollo se ha priorizado claramente la efectividad en conducción deportiva frente al confort de marcha. Es un deportivo puro y duro, sin compromisos.

Porsche Boxster Spyder

El velocímetro en posición protagonista no puede faltar en un Porsche. Esta vez, con el detalle que nos recuerda que conducimos esta versión más exclusiva del Boxster.Lo notas a las primeras de cambio, cuando percibes la dureza del embrague, el tacto directísimo y rudo de la palanca del cambio, la rapidez de la dirección y sobre todo, la firmeza de las suspensiones. Los asientos de tipo baquet tienen poquísimo mullido, como es lógico, aunque a cambio sujetan el cuerpo de forma impecable. El coche puede llegar a resultar incómodo en largos viajes, sobre todo si éstos se desarrollan por carreteras bacheadas o muy reviradas como las que se escogieron para la presentación del modelo. No es un coche apto para los que tienen problemas de espalda, aunque es algo totalmente perdonable. Si queréis un Boxster más versátil y cómodo, hay otras versiones más indicadas.

El Boxster Spyder es un coche desarrollado para clientes que básicamente cogen el coche el fin de semana para recorrer su carretera favorita, a ser posible plagada de curvas, y disfrutan al máximo de la conducción deportiva. El comportamiento de este Boxster en los virajes es impecable, ya que los aborda de una forma rápida, con un paso por curva elevadísimo y sin ningún atisbo de inestabilidad. Demuestra una excelente motricidad, y apenas sobrevira a pesar de impulsarse a propulsión. Sólo en una ocasión deslizó el eje trasero, al perder adherencia en un tramo lleno de gravilla y en plena aceleración. Con la calzada seca, el coche transmite una enorme sensación de seguridad y control. Es un deportivo que te hace sentir mejor “piloto” de lo que en realidad eres.

Porsche Boxster Spyder

Los tiradores de las puertas son de tipo correa, para eliminar peso.Un kart de lujo
Enlazar curvas con este Porsche es una auténtica delicia. Se ayuda de sistemas como elPorsche Torque Vectoring (PTV) que frena la rueda del interior de la curva en el momento en el que giramos para entrar en el viraje, para dar un impulso de giro adicional; y también se sirve de un diferencial trasero bloqueable, que se encarga de garantizar la mejor motricidad en cualquier circunstancia. Por todo ello, se nota muy ligero y ágil, vira plano, entra en la curva de forma muy directa y permite salir de la misma para enlazar la siguiente con rapidez a la mínima insinuación al acelerador.

El motor tiene el comportamiento clásico en un atmosférico: potente, progresivo y elástico, con una correcta entrega de par desde bajas revoluciones, aunque con mejor respuesta en altas. Este propulsor, y concretamente el sonido procedente de sus escapes, es una pieza clave en el cúmulo de sensaciones que llegas a recibir al volante del Boxster Spyder.

Porsche Boxster Spyder

La belleza de este deportivo biplaza se potencia en esta versión Spyder, muy exclusiva y casi de coleccionista, que se pone a la venta este mismo mes de julio.Ese sonido cambia al activar el programa Sport o Sport +, incluidos en el paquete Sport Chrono, para hacerse más profundo, desgarrador y hasta cierto punto estridente. Al estirar la marcha llega un punto en el que percibes la “estripada” propia de un coche de competición. Y a la hora de reducir, nos deleita con un efecto “doble embrague” tremendamente adictivo. Sólo en un coche así puede llegar aentenderse la ausencia de una radio. La música la pone el motor.

Hay que vigilar a la hora de “jugar” con esta sonoridad en determinados escenarios, ya que llega a ser hasta escandalosa si circulamos en las cercanías de lugares habitados. Es una experiencia que también viví con otro roadster de categoría, el Jaguar F-Type, con un rugido igual de embriagador.

Porsche Boxster Spyder

El Porsche Boxster Spyder sólo se vende con cambio manual. Se ha buscado ofrecer un tipo de conducción lo más clásica y pura posible.A diferencia de la versión GTS, en el Spyder este sistema de escape viene de serie con el coche, y es uno de los elementos que marcan claramente su espíritu radicalmente deportivo. El otro es el tacto de su cambio de marchas manual, muy rápido y directo, aunque bastante duro. Su efectividad hace que te olvides del cambio PDK, aunque no hubiera estado mal disponer del cambio automático como opción.

Sí, con el manual la conducción es más clásica, más “auténtica” pero no estoy seguro si más agradable. También ha podido influir en la decisión la comentada búsqueda del menor peso posible. Esta premisa ha logrado que el Spyder sea la versión más ligera de la familia Boxster, al registrar 1.315 kilos en vacío.

Porsche Boxster Spyder

Frente a un Boxster GTS, el Spyder ofrece una estética diferente y más exclusiva, un chasis más preparado y un motor más potente. Su PVP también es más alto.¿Rivales? Muy pocos
Muy pocos deportivos descapotables pueden considerarse rivales de esta versión Spyder del Boxster. Tanto el Audi TTS Roadster, como el BMW Z4 o el Nissan 370 Z Cabrio tienen menor potencia, aunque son considerablemente más económicos. El Alfa Romeo 4C Spyder, a punto de llegar, también tiene la misma filosofía, pero con menos caballos. Un Mercedes-Benz SLK 55 AMG sería el que más se le equipara en potencia y precio, aunque sigue partiendo de una tarifa más baja que la de este Boxster Spyder sin contar opciones.

También es cierto que en la propia gama Boxster tenemos la opción de coger un GTS y, con la diferencia de precio existente, cargarlo de opciones para llegar a una preparación de chasis similar a la del Spyder. Pero no contaremos con su estética, ni con el motor 3.8,  ni con algunos elementos que hacen del Spyder un coche muy exclusivo, y no sólo por precio. Porsche no espera vender mas de una docena de Boxster Spyder en el próximo año en nuestro país, por lo que será, al menos en nuestras carreteras, un “rara avis”, prácticamente un modelo de coleccionista. 

Fuente: Coches.net

No hay comentarios

Deja una respuesta