El All-Star se despide de Kobe

El All-Star se despide de Kobe

La trayectoria de Kobe Bryant podría contarse en partidos de All-Star. El adolescente arrogante que en su primera aparición quiso gritarle al mundo que había llegado (1998).

Kobe Bryant disputó en Toronto su último All-Star. El Oeste se impuso al Este en la edición más anotadora de la historia (196-173)

Pau Gasol cerró con nueve puntos y siete rebotes su sexta participación en el All-Star

El competidor irrefrenable y archienemigo público que se ganó el abucheo general hasta en su propia casa, Philadelphia (2002). Y la leyenda que en su última temporada disfruta del reconocimiento que había detrás de esos silbidos (2016). En el enésimo capítulo de su largo adiós, Kobe Bryant se despidió del All-Star.

Ganó el Oeste (196-173) en el All-Star más anotador de siempre, aunque desde hace tiempo lo que cuenta en estos partidos es la historia que pueda construirse en torno a ellos. Y en éste todo giraba en torno a Kobe Bryant. La NBA le ha tomado el gusto a los saltos iniciales icónicos, y si hace un año los hermanos Gasol pelearon el primer balón en el ‘skyline’ de Nueva York, en Toronto Bryant compartió la foto con LeBron James. De un eslabón al siguiente en la cadena de herederos de Michael Jordan. Kobe Bryant fue un referente para la actual generación de All-Stars, como LeBron lo es para la siguiente.

De aquel primer Bryant agresivo, sediento de probarse delante de Jordan en el Madison Square Garden, culminando contraataques con mates de 360 grados, a uno secundario, actor de reparto privilegiado en un partido que se movió a un ritmo que su cuerpo ya no aguanta (10 puntos, 6 rebotes y 7 asistencias). Ese ritmo para el que están diseñados hombros como Russell Westbrook, esa ‘bola de demolición en tirantes’ que repitió como MVP en Toronto (31, 8, 5 y 5 robos).

Precisamente cuando hace unos meses le preguntaron a Kobe Bryant qué jugador actual tenía una mentalidad más parecida a la suya, señaló a ese base que ya le asombró en una pachanga cuando sólo era un novato en la universidad de UCLA.Westbrook lideró al Oeste en un partido que rompió casi todos los récords de anotación posible: puntos en un cuarto (52), puntos al descanso (92), y puntos entre los dos equipos (369, casi 50 más que el récord establecido en 2015). Sólo quedó uno en pie, los 42 puntos anotados por Wilt Chamberlain en 1962. En cuanto Paul George alcanzó los 41, como Westbrook hace un año, le empezaron a defender.

Kobe Bryant se retirará con 18 presencias en el All-Star, sólo por detrás de las 19 de Kareem Abdul-Jabbar. Se despide además como segundo máximo anotador de la historia en esta cita (290 puntos) después de que LeBron James (291) le arrebatara el cetro en su despedida. Le quitó el adiós redondo como 13 años antes Kobe le quitó el suyo a Jordan. El 23 metiera un tiro majestuoso sobre la defensa de Shawn Marion en los segundos finales que le habría dado la victoria al Este, pero Bryant anotó los dos tiros libres que forzaban la prórroga en la última posesión y el Oeste acabó ganando.

La sexta vez de Pau

Pau Gasol cerró su sexta participación en el All-Star con nueve puntos (3/7 en tiros) y siete rebotes. Si el 2015 fue especial por compartirlo con su hermano Marc, éste lo fue por compartirlo con otro tipo de hermano, Kobe Bryant. “Quería estar presente y ser testigo de este momento porque Kobe es un tipo especial y un jugador especial. Ha tenido una grandísima carrera y compartimos una amistad muy especial”, comentó durante el fin de semana.

Tuvieron su momento al final del último cuarto, cuando se retaron a un uno contra uno. “¡Vamos, Pau!”, le gritó Kobe en un perfecto castellano que cazaron los micrófonos. Fue su última acción antes del gran momento de la noche, cuando a 1:06 para el final, el partido se detuvo para ovacionar al 24 en su camino hacia el banquillo. Una tormenta de aplausos donde años atrás hubo abucheos. Silbidos que escondía la profunda admiración por un archienemigo ideal.

Fuente: El Mundo

No hay comentarios

Deja una respuesta