La épica pelea entre un borracho excampeón de lucha y 7 policías

La épica pelea entre un borracho excampeón de lucha y 7 policías

Hasta media docena de agentes fueron necesarios para reducir a Vyacheslav Oliynyk. Su vídeo ya se ha hecho viral en la Red

Controlarse tras tener un ataque de ira es sumamente difícil. Algunos afirman que lo mejor es contar hasta diez. Otros, que lo idóneo es respirar profundamente hasta que el enfado se desvanezca. Por estos lares desconocemos si dichas técnicas son o no efectivas, pero lo que sí podemos decir de forma segura es que el exluchador ucraniano Vyacheslav Oliynyk no intentó probar ninguna cuando, como se puede ver en un vídeo de YouTube que se ha hecho viral, se enfrentó a siete policías.

¿No te crees que una persona pueda plantar cara a siete hombres armados? Nosotros tampoco lo considerábamos plausible. Sin embargo, así ha quedado en el clip, el cual fue subido a YouTube el pasado 28 de abril y que, desde entonces, ha logrado cosechar casi 100.000 visitas. Vale, es cierto que nuestro protagonista acabó siendo reducido con una buena cantidad de sangre de por medio, pero también es verdad que les plantó cara haciendo valer su entrenamiento de atleta olímpico.

YouTube y la épica batalla

El vídeo de YouTube comienza mostrando a Vyacheslav Oliynyk (ganador de la medalla de oro de lucha libre en los Juegos Olímpicos de Atlanta de 1996) calmado y hablando con una patrulla de policía en Ucrania. Todo aparentemente normal. Sin embargo, a los pocos segundos se puede apreciar como nuestro protagonista ha sido parado por conducir borracho y se niega a dar su documentación a los agentes.

La situación se tensa hasta tal punto que la policía carga contra él para reducirle… sin tener en cuenta su pasado como atleta y experto en lucha libre. Así pues, comienza una terrible pelea en la que se tiene que unir hasta siete agentes para evitar que este cincuentón acabe con sus compañeros. Al final, todo acaba con el excampeón por el suelo escupiendo sangre tras recibir algún que otro bofetón y más de un porrazo.

Tras ser reducido, Oliynyk fue llevado a comisaría y encerrado, aunque horas después fue liberado (y eso, a pesar de que criticó abiertamente las prácticas policiales de sus paisanos). Con todo, no tardó en señalar que todo había sido culpa suya. «Tengo que admitir que era culpable porque no me detuve ni le hice caso a la policía, pero tampoco soy un criminal para que me traten así», explicó. Fuera como fuese, el vídeo ya se ha hecho viral.

No hay comentarios

Deja una respuesta