“Antes de que un moro nos reviente de un bombazo le reviento...

“Antes de que un moro nos reviente de un bombazo le reviento yo”

El Guardia Civil que mató a tiros a un ciudadano marroquí en Toledo le descerrajó 12 tiros de la cintura para abajo y le remató de un disparo en la cabeza, según sus compañeros

Los testimonios de los compañeros del Guardia Civil que el pasado martes mataba a tiros a un ciudadano marroquí en la A-3 tras una discusión de tráfico son escalofriantes y revelan el grado de agresividad desarrollada por el autor de los disparos.

“Porque antes de que un moro de estos nos reviente de un bombazo, lo reviento yo”, respondía cuando le preguntaron que por qué le había matado. Nadie sabía que Ángel Luis V. consumía hachís, pero lo que sí sabían es que “era uno de esos compañeros al que hay que sujetarlos” y que “era un hombre muy impulsivo”.

Este jueves su abogado aducía “un problema psicológico grave”, que le llevó a pensar que el conductor magrebí del vehículo con el que tuvo un roce lateral era “un terrorista”. Ángel Luis V., que se acogió a su derecho a no declarar, se encontraba de baja por un dolor lumbar, según fuentes del cuerpo.

Según relató a sus propios compañeros: “El mismo sacó de la carretera al moro, después comenzaron a discutir, y cuando el moro se fue, se dirigió hacia su coche, montó el arma y le metió 12 disparos de cintura para abajo”, relatan. “Luego dijo que se acercó al moro que estaba tumbado bocabajo, le levantó la cabeza y al ver que no estaba muerto le dio el tiro de gracia. Después se sentó en la mediana con el cargador vacío en la mano a esperar a que llegase la comitiva”.

Todos los disparos los realizó con el arma oficial. Los guardias civiles solo están obligados a entregar su arma reglamentaria cuando están de baja por alguna cuestión psicológica. Y dio positivo en cannabis, pero no en alcohol. “Además, llevaba en el coche un machete, cuya funda le ocupaba toda la espalda”, aseguran.

Ahora deberán realizarse las pruebas periciales e informes psicológicos que determinen el estado mental del acusado. En este sentido, ha explicado que el arrestado podría sufrir problemas psicólogos no diagnosticados por recientes problemas de ámbito familiar y personal. Pero, de momento ha ingresado en el módulo especial para agentes de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de la cárcel de Estremera.

En el marco de esta investigación, la Guardia Civil ya ha tomado declaración a varios conductores que pasaron por ese punto en el momento en el que se produjo el suceso y, según han confirmado las fuentes consultadas, han confirmado el relato de hechos conocido.

No hay comentarios

Deja una respuesta