Inmigrantes detenidos siguen reclamando abusos a pesar de negación de ICE

Inmigrantes detenidos siguen reclamando abusos a pesar de negación de ICE

Inmigrantes recluidos en centros de detención continúan su huelga de hambre tras dos semanas de protesta por las condiciones en las que viven y supuestos abusos, aunque las autoridades aseguran que se respetan sus derechos y niegan las denuncias.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), aunque reconoció la existencia de huelgas de hambre en algunos centros de detención, no obstante refutó totalmente las denuncias de abusos y maltratos.

“Al 10 de diciembre, hay un total de 19 personas bajo custodia del ICE considerados en huelga de hambre debido a que se han negado a comer durante más de 72 horas o han rechazado nueve comidas o más”, informó Virginia Kice, directora de Comunicaciones para la Región Oeste del ICE.

“ICE respeta plenamente los derechos de todas las personas a manifestar su opinión sin ninguna interferencia. ICE no toma represalias de ninguna forma contra los huelguistas de hambre”, agregó.

No obstante, la campaña independiente “Not1More” (NiUnoMás) denunció en una comunicación esta semana que algunos de los detenidos están siendo sometidos a acosos como privación de sueño o aislamiento.

A su vez, el director ejecutivo de la Red Nacional de Jornaleros (NDLON), Pablo alvarado aclaró que su organización está apoyando las protestas actuales en los Centros de Detención de Adelanto en California y de Etowa en Alabama.

“No nada más por el trato que les dan dentro de las cárceles sino por el hecho de estar presos, muchos de ellos indefinidamente, esperando el día de (audiencia en) corte sin saber qué les va a pasar”, argumentó el activista.

A pesar de ello, las autoridades siguen negado tajantemente las denuncias sobre privación de sueño.

“Las instalaciones mencionadas en estas quejas han sido sujetas a inspecciones regulares durante el tiempo cubierto por estas denuncias y en todas las instancias se ha encontrado que las instalaciones operan en cumplimiento con los rigurosos estándares nacionales de detención basados en el desempeño”, afirmó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en una declaración.

No obstante, NiUnoMás aseguró que los “detenidos en Adelanto y Etowah reportan privación de su sueño con guardias que los despiertan cada 15 minutos“.

“No dudo que esas prácticas se estén llevando a cabo. Es una cárcel. Cualquier persona que se revela adentro va ser un objetivo. Los carceleros tienen poder sobre las personas”, agregó Alvarado.

Las quejas incluyen no solamente inmigrantes latinos indocumentados sino grupos de refugiados de Siria que están a la espera de que se resuelva su situación.

A tres familias sirias que se presentaron el mes pasado en la frontera en Laredo, Texas, se les negó la libertad condicional, reclamó el Centro de Educación y Servicios Legales de Inmigrantes y Refugiados (RAICES).

Sobre esos casos, el ICE aseguró en un comunicado que “toma determinaciones de custodia en una base de caso por caso” y que “actualmente está evaluando estos casos”.

NiUnoMás igualmente denunció que a los detenidos se les ha sometido a aislamiento con el fin de evitar que mantengan contacto e influyan sobre otros presos.

“Para los presos y para la comunidad de fuera aquello es un aislamiento inadecuado pero ellos (las autoridades de la cárcel) no lo van aceptar de esa manera”, dijo Alvarado.

Por otra parte, organizaciones que se oponen al aumento de la inmigración y la inmigración indocumentada, mantienen una campaña para que no se acepten refugiados provenientes del Medio Oriente.

“Muchos en el congreso comienzan a cuestionarse si los Estados Unidos deberían bloquear el programa de Reasentamiento de Refugiados en los Estados Unidos”, señaló en una comunicación Jim Robb, vicepresidente de operaciones de Numbers USA.

Robb argumentó que las principales razones para ellos son el “ataque terrorista en París hace sólo dos semanas y la admisión por parte del director del FBI de que una investigación de antecedentes adecuada es prácticamente imposible”.

Para Alvarado, la solución es acabar con la detención de los inmigrantes y con las cárceles manejadas por empresas privadas “que son una industria para enriquecerse con el sufrimiento de las personas”.

“Los centros de detención privados deben cerrarse y la gente encarcelada por cuestiones menores debe ser liberada inmediatamente”, concluyó el activista.

Fuente: La Opinión

No hay comentarios

Deja una respuesta