Levan pasó semanas en el hospital recuperándose por su fractura de cráneo. Tras lo ocurrido, la familia mantuvo un fuerte vínculo con el animal. Volvió a visitar el gorila Jambo en más de diez ocasiones

El 30 de agosto de 1986 marcó la vida del pequeño Levan Merritt. El niño, que entonces tenía cinco años, había ido al zoológico de Nueva Jersey con una excursión organizada por el colegio.

El pequeño cayó en el interior de la jaula de los gorilas y se quedó inconsciente. La gente, atemorizada, observó como un enorme gorila macho se acercaba a él. Sin embargo, el animal no quería hacerle daño. Le acarició y le protegió hasta que recuperó la conciencia. La imagen, grabada en vídeo por los que estaban allí, dio la vuelta al mundo.

La primera vez que vi el vídeo estaba en el hospital y me acuerdo de que quedé increíblemente sorprendido. No podía creer lo que había sucedido

Levan Merritt ahora supera la treintena y reconoce que el incidente tuvo una gran importancia en su vida. Los niños le hacían burla. Le llamaban cosas como “el niño gorila”. Sin embargo, Levan desarrolló un enorme afecto por los animales y por los gorilas en particular. “La primera vez que vi el vídeo estaba en el hospital y me acuerdo de que quedé increíblemente sorprendido. Yo, obviamente, no podía creer lo que había sucedido”, recuerda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here