Gustavo Virués y José Antonio Martínez, un abogado y un policía amantes...

Gustavo Virués y José Antonio Martínez, un abogado y un policía amantes del deporte y la naturaleza

El rumor corría por las calles de Chiclana desde primera hora de la mañana y hacia las 14.30 horas del mediodía se confirmaba: su vecino Gustavo Virués era el espeleólogo fallecido del grupo de tres montañeros españoles desaparecidos hace una semana en una zona rocosa de la región de Ouarzazate, al sur de Marruecos. A última hora de la tarde, el mismo sentimiento de tristeza se apoderó de las calles de Almería. José Antonio Martínez, destinado allí y a quien habían encontrado con vida aunque herido en la pierna y con una contusión en la cabeza, también perdía la vida.

>>> Gustavo Virués, abogado y empresario de 41 años, estaba casado y tenía hijos pequeños
>>> José Antonio Martínez, inspector de policía también de 41 años,estaba destinado en Almería
>>> El tercer compañero, Juan Bolívar Bueno, ha sido rescatado con vida

El agente de la escala básica de la policía destinado en Madrid, Juan Bolívar Bueno, de 27 años, es el único espeleólogo superviviente de los tres españoles accidentados en el Atlas marroquí. Fuentes diplomáticas españolas dijeron que Bolívar se encuentra físicamente bien, pero sufre de hipotermia y de estrés postraumático (ha visto morir a sus dos compañeros), por lo que su reposo es imprescindible y será trasladado al hospital.

Virués, de 41 años, era un abogado y empresario de la localidad gaditana de Chiclana conocido por su labor en la firma Virues & Asociados y, más recientemente, por su papel como gerente de la firma Bahíanatur, especializada en deportes de aventura relacionados con el medio natural, como montañismo, kayak, escalada y alpinismo y fundada en el año 2000.

Con esta compañía había emprendido el Proyecto Atlas 2015, que le llevó a finales de la semana pasada hasta territorio alauí. La expedición a Marruecos la había estado preparando durante un año junto al resto de miembros del grupo que le acompañaban, un total de nueve personas.

Virués llevaba practicando actividades de este tipo desde queestudió la carrera de Derecho en Granada, hace más de 20 años, e incluso había participado en el rescate de algún compañero.

El fallecido expuso en 2011 en un reportaje emitido en el canal de televisión Onda Cádiz su pasión por el deporte y la naturaleza, que compatibilizaba con el ejercicio de la abogacía. En el programa hacía un repaso por algunas de las expediciones que había organizado. “No nos gusta el riesgo por el riesgo; el riesgo es inevitable, porque, si es un objetivo difícil, lo lleva implícito, pero no es un deporte de riesgo”, aseguraba.

Asimismo, reconocía la importancia de preparar las expediciones con documentación y práctica, además de contar con conocimientos de primeros auxilios y con equipos y tecnología para facilitar posibles rescates, como teléfonos vía satélite. “Es necesario estar muy preparado, tener mucha experiencia y confiar mucho en las personas que te acompañan”, señalaba.

Su perfil en Facebook da cuenta de su afición por la aventura y los deportes en contacto con la naturaleza. Amante de la montaña, la espeleología y el piragüismo, sus pasiones lo habían llevado a recorrer medio mundo. Gustavo narraba parte de esos viajes en la red social, donde se le puede ver en fotografías de sus ascensos a Los Pirineos o en su periplo por Islandia en 2009.

También esta red social recoge la cara más familiar del gaditano. Gustavo aparece en numerosas imágenes en actitud cariñosa hacia su mujer y hacia uno de sus vástagos, Rodrigo, a quien ya trataba de inculcar el amor por la naturaleza y las actividades al aire libre.

El inspector de Policía

Jose Antonio Martínez. EFE

José Antonio Martínez, de 41 años, acompañaba a Gustavo en su aventura alauí. Fue encontrado por el equipo de rescate con vida, aunque presentaba una fractura en una pierna y una contusión en la cabeza. No pudo aguantar cinco días en la sima sin apenas atención médica y perdió la vida antes de ser rescatado.

Este granadino amante de la montaña era inspector jefe de la policía y estaba destinado en Almería.

Fuente: El Mundo

No hay comentarios

Deja una respuesta