Un vecino del barcelonés distrito de Sant Martí trató de clavar un cuchillo a un agente de los Mossos d’Esquadra cuando el pasado sábado sobre las 17.00 horas un equipo de la policía autonómica tiró abajo la puerta del domicilio para poder reducirlo.

  • La policía acudió a un piso del distrito barcelonés de Sant Martí tras la llamada de un vecino

Los policías lograron inmovilizar con éxito al hombre que estaba violento y en estado de gran alteración.

El aviso lo dio un vecino del inmueble. El frenético compañero de edificio había empezado a tirarle cosas a su balcón. Cuando le fue recriminada su acción, el alterado sujeto se tornó más violento, así que el destinatario de las invectivas temió por su integridad y llamó a los Mossos.


El hombre que acabó reducido salió entonces al balcón de su casa y empezó a golpear la pared del edificio con un bate de béisbol. Se le vio también portar un arma blanca, probablemente la misma con la que después trató de atacar al agente que penetró primero en su domicilio. El policía, que no dudó ni un instante en avanzar, acabó desarmando al alterado vecino e inmovilizándolo para que le pusieran un sedante antes de trasladarlo a un hospital.

La intervención de los Mossos d’Esquadra vino seguida de una petición del Servicio de Emergencias Médicas (SEM) de la Generalitat en este sentido, después de una evaluación sobre el terreno que sugería que el violento individuo podía resultar un peligro para las demás personas y para él mismo.

“Nos encontramos con este tipo de casos más veces de lo que la gente se piensa”, explica un veterano mossos d’esquadra. Casos como este ponen de manifiesto para ciertos sectores de la policía autonómica que armas como la pistola eléctrica táser son de una gran utilidad, del mismo modo que las tan reclamadas cámaras de pecho que sirven de autoprotección para los agentes en casos de falso testimonios contra ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here