Aparece el cadáver de Lalo García

Aparece el cadáver de Lalo García

El cadáver del exjugador internacional de baloncesto Gonzalo García Téllez, Lalo García, desaparecido desde el pasado 4 de marzo, ha emergido en la mañana de este martes del río Pisuerga a escasos cien metros de las miles de canastas que sumó para el CB Valladolid, el único equipo de su vida.

Esta mañana, al lado de donde los periodistas y los jugadores dejan sus coches, la zona común donde se comentaban con Lalo las incidencias de los partidos, la última falta no pitada o el último triple fallado, justo al lado del Pabellón Pisuerga, allí tenía lugar el levantamiento del cadáver. El río, que da nombre al pabellón, lo había devuelto 27 jornadas después.

Lalo no llegó a cumplir 44 años por unos pocos días. Paradójicamente, su búsqueda ya se había abierto a nivel nacional porque “puede estar en Valladolid o no”, dijo hace unos días el subdelegado del Gobierno en Castilla y León, José Antonio Martínez Bermejo. Ha aparecido junto al lugar donde se le vio por última vez.

Lalo no llegó a cumplir 44 años por unos pocos días

Era el día 4 de marzo y el exjugador de baloncesto entró en la cafetería Carex, al sur de la ciudad, y ahí se perdió su pista. Había dejado su móvil, su cartera y su documentación en casa. Y tal vez ahora, cobra especial relevancia lo que comentó el camarero de la cafetería sobre la despedida del exjugador. “Aquel día le dije adiós y él no me contestó”. Parecía abstraído.

Su excuñado y excompañero, Mike Hansen, estaba esta mañana presente en el levantamiento del cadáver, mezclado entre los periodistas, la policía y la secretaria judicial. Hansen había dicho: “Yo guardo dentro de mí la intuición de que él está bien y que está en alguna parte, que solamente ha querido desaparecer”.

Sin embargo, esta mañana Hansen decía a Efe mientras trataba de evitar las lágrimas: “La persona que han sacado calza un número 46 de pie y lleva un chándal, creo que está claro”. Fueron sus palabras antes de derrumbarse y adentrarse en las oficinas del club.

Hansen y Lalo eran los Zipi y Zape del vestuario, Tras trece temporadas con la camiseta morada, Lalo García se había convertido en un icono del ‘basket’ vallisoletano e incluso fue ocho veces internacional. Sin embargo, en 2001 los problemas físicos le hicieron retirarse antes de lo previsto.

Fue la estafa de Fórum Filatélico Financiero lo que más percutió sobre su persona

Pasó a ser directivo y más tarde, tras estallar el caso Fórum-Afinsa, regresó en 2006 como director deportivo. Fue precisamente la estafa piramidal de Fórum Filatélico Financiero, que afectó a más de 200.000 clientes en toda España, lo que más percutió sobre su persona. Una “puñalada” seca y silenciosa, con efectos retardados.

Perdió sus ahorros, los de su familia y los de sus mejores amigos, perdió también su puesto de trabajo y el trabajo de la que entonces era su mujer. Aquello lo llevó muy mal. Ya no volvió a levantar la cabeza. Él mismo reconoció a sus amigos que después de aquello no volvió a ser “el mismo”.

“Las cosas nunca volverán a ser como antes para mí”, refirió a un cliente días después de la intervención de la empresa. Y es que hubo damnificados que le responsabilizaron de lo ocurrido y él, obviamente, estaba ajeno a todo. Una de sus frases más repetidas era: “¿De verdad creéis que yo hubiera invertido todo mi dinero si hubiera sospechado algo de todo esto…?.

Está claro que nunca llegó a rehacerse de aquello, aunque poco después fue presidente de la Fundación de un club que ya por entonces estaba herido en lo económico. Un club inmerso últimamente en una secuencia interminable de malas noticias.

Tiene un pabellón que lleva su nombre y su número es el único que el club ha retirado en toda su historia

No hace mucho han fallecido exjugadores jóvenes por enfermedad, como Mike Schlegel, Sergio Luyk, Siso Simón o Dyron Nix u otros más veteranos, como José Ángel Martín de Francisco. Otro exjugador del equipo vallisoletano, Carlos Montes, murió hace unos meses en un accidente de tráfico y el estadounidense Matt White fue asesinado en Estados Unidos por su esposa vallisoletana.

Mientras tanto el club, un histórico de la ACB, agoniza poco a poco, con jugadores sin cobrar pero ganando partidos. Uno tras otro. Son “los gladiadores de Pucela”, impregnados del aporte racial que tenía Lalo en la cancha. Su seña de identidad.

De todo este catálogo de fatalidades, la de Lalo García ha sido lo de mayor impacto mediático. Ha golpeado de lleno el corazón de la sociedad vallisoletana. No en vano Lalo era un emblema de Valladolid. Tiene un pabellón que lleva su nombre y su número es el único que el club ha retirado en toda su historia. DEP Lalo.

Fuente: MARCA

No hay comentarios

Deja una respuesta