lunes, octubre 21, 2019
Noticias

SANTO DOMINGO. Cuando David Ortiz disparó su cuadrangular 500 el pasado 12 de septiembre entendió que había logrado el adorno que podía faltar a una carrera de Salón de la Fama y, con la fortuna que ha ganado, no había dólares que compensarán más de un curso bajo la fatiga de jugar en las Grandes Ligas.